Matsuri: Evento de Cultura Japonesa en Oaxaca

Tercera entrega del Festival de Fantasmas (Yōkai no Matsuri)

08aoandon
Ao Andon (青行燈) – Linterna Azul
Y llega el mes donde las historias de terror nocturnas serán más frecuentes, y cuando inician estas historias, aparece Ao Andon.

Como dice el viejo proverbio: “hablando del diablo”, cuando se manifiesta o presenta la persona de quien hablaban, durante el período Edo se temía que el mero hecho de hablar de fantasmas y espíritus durante un tiempo suficiente, haría que se materializan de verdad. Este hecho sucedía durante las reuniones para celebrar el Hyaku Monogatari Kaidankai (Recopilación de 100 historias de Fantasmas) donde se reunía un grupo de personas en una sala de estar, encendiendo 100 velas y se colocaban en el interior de una linterna de papel azul (Ao Andon), que creaba una atmósfera especial. Por cada cuento de yokai finalizado, se apagaba una vela. Al llegar a la centésima vela, que ya estaba gastada por el paso de las 99 anteriores, su tenue luz azul apenas lograba iluminar el lugar, emitiendo sombras espeluznantes. La tradición marcaba, que al apagarse la última vela, aparecía un fantasma real, que atacaría a los participantes. Era el Ao Andon.

Continúa leyendo…

aoandon
Ao Andon es la encarnación humana del terror de las masas, formado a partir de los temores urbanizados de grandes grupos de personas. Este miedo toma la apariencia de una mujer demonio con el pelo largo y negro, piel color azul, dientes ennegrecidos, garras afiladas y los cuernos. Usa un kimono de color blanco o azul, y brilla con una misteriosa luz azul. Su fuente de poder es el miedo.

¿Qué es lo que sucede al finalizar el cuento número cien? Es un misterio que sólo el grupo que lo realiza sabe. Cuidado, en este momento lo tienes justo detrás de ti.

07hakutaku
Hakutaku (白澤)
También conocido como Bai ze, proviene de la mitología China como un ser sagrado lleno de sabiduría. Conoce a todos los Yokai, lo que lo convierte en un ser protector contra estos espíritus malvados. Su forma es la de un buey blanco con nueve ojos (tres en la cabeza y tres en cada uno de sus lados) y seis cuernos. Vive en montañas remotas, y sólo aparece en épocas y países en los que el gobernante de la tierra es un líder sabio y virtuoso.

Cuenta la leyenda china, que Hakutaku tuvo un encuentro con el legendario Emperador Amarillo (2697-2597 A.C.) de China. El emperador estaba realizando una gira imperial de sus tierras, y en el Este cerca del mar, se subió a un monte y se encontró con Hakutaku. Los dos hablaron, y el Hakutaku le dijo al emperador que en toda la creación que había 11,520 diferentes tipos de yokai. El emperador le dijo a sus subordinados que registraran todo lo que el Hakutaku dijo, creando el volumen conocido como el Bái Zé Tú (o Hakutaku-zu). En este volumen se registra cada tipo de yokai, junto con el tipo de males que hacen, o los desastres que traen; así como la forma de tratar con ellos. Es una especie de manual contra Yokai. Por desgracia, el libro Bái Zé Tú se perdió hace mucho y no existen copias sobrevivientes.

Y en la cultura Japonesa, una leyenda de la prefectura de Toyama habla de un avistamiento de un Hakutaku. Apareció en el monte Tateyama, una de las montañas más altas y más sagradas de Japón. Esta criatura, llamada kutabe en esta leyenda, advirtió de una plaga mortal que pronto barrería las tierras. Se les dijo a los aldeanos cómo crear talismanes mágicos que les protegerían de la plaga, y se salvaron. Desde entonces, el Hakutaku ha sido venerado como un símbolo de la medicina tradicional japonesa.

09yatagarasu
Yatagarasu (八咫烏) – Cuervo de tres patas
Cuenta la leyenda, que Yatagarasu es una figura importante en la historia mítica de los japoneses. Según el Kojiki (la más antigua historia escrita de Japón), Yatagarasu es una encarnación del dios Kamo-Taketsunumi (hoy consagrado en el santuario de Kioto Shimogamo) y que ayudó, postrado sobre el hombro de Jimmu el primer emperador de Japón, a atravesar las montañas para establecer su país.

Su aparición en el mundo, se interpreta como la voluntad divina de intervenir en los asuntos humanos. Se cree que vive en el Sol, dado su origen divino, que se le relaciona con los dioses Amaterasu y Takamimusubi, dioses creadores.

Más que un Yokai, el cuervo de tres patas es utilizado en el simbolismo religioso y astrológico a través de China y Japón, sobre todo entre aquellos que participan en el culto al sol y en los onmyōdō.

Las tres patas del ave representan el cielo, la tierra y la humanidad, mientras que el cuervo en sí, representa el sol. Esto simboliza que el cielo, la tierra y la humanidad provienen del mismo sol, y son como hermanos entre sí. También se dice que representan las tres virtudes de los dioses: la sabiduría, la benevolencia y el valor; o también representa a los tres clanes poderosos del antiguo Japón: Kumano-Ui, Suzuki, y Enomoto, que utilizan un cuervo de tres patas como su cresta del clan

Continuamos en otra entrega de esta serie.
#Yōkai #AkiMatsuri #HistoriasDeMediaNoche

Mata Ne!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: